Incluso a edades tempranas, los niños son muy conscientes de la enfermedad y la muerte, y son sensibles al estrés en la familia. Es casi seguro que los niños hayan oído hablar de la pandemia de COVID-19, por lo que lo primero que deben hacer los padres es escuchar. Los padres deben escuchar abiertamente y permitir que los niños hablen libremente, sin demasiadas preguntas orientadoras. Los padres pueden hacer preguntas abiertas y tratar de averiguar cuánto saben sus hijos sobre la pandemia y evaluar las conclusiones que hayan extraído sobre las implicaciones de la pandemia para su seguridad y la seguridad de sus familias.

psicologia infantil en monterrey

Los padres deben responder a sus preguntas con la mayor sinceridad posible. Por supuesto, los padres deben considerar la edad de sus hijos y los tipos de conversaciones difíciles que han tenido en el pasado para que la discusión se pueda estructurar adecuadamente, pero la honestidad y la franqueza (apropiadas para su edad) suelen ser la mejor estrategia para cualquier niño. Durante estas conversaciones, es importante que los padres sepan que está bien no tener todas las respuestas. Los niños experimentan estrés, conflictos y dificultades a lo largo de sus vidas. Es el trabajo de los padres ayudar a los niños a atravesar estas experiencias, no tratar de asegurarse de que no ocurran.

Lo más importante es que los padres tengan claro el apoyo que tiene el niño durante estos tiempos de incertidumbre. Los niños, como muchos de nosotros, se sentirán asustados o confundidos. Los padres deben crear un espacio para que los niños compartan estos sentimientos y también puedan expresar cómo se sienten.

nuestros hijos y el covid 19

Podemos ayudarlos a conectar esos sentimientos con sus posibles causas. Esto ayuda a los niños a desarrollar inteligencia emocional, la capacidad de reconocer sentimientos y situaciones que pueden causarlos. Los padres pueden querer hablar sobre las cosas que hacen cuando se sienten asustados o enojados, y también pueden ayudar a sus hijos a pensar en estrategias que puedan probar.

Durante estas conversaciones, puede ser bueno que los padres resalten todas las cosas que están haciendo nuestras comunidades para ayudar a mantener a las personas seguras. Que todos usamos cubrebocas porque estamos juntos en esto y que todos estamos trabajando para mejorar las cosas. Los padres pueden centrarse en historias de personas que están trabajando para detener la propagación del virus o que están cuidando a personas enfermas. Finalmente, los padres deben enfatizar que esto es temporal y que la familia del niño siempre estará ahí para apoyarlos y cuidarlos.

Las preocupaciones de los padres y la exposición al COVID-19 están relacionadas con aumentos en los comportamientos agresivos de los niños. Claramente, la pandemia ha afectado todas nuestras vidas, pero las vidas de los niños se han visto interrumpidas por el confinamiento en el hogar, el cierre de escuelas, las interacciones sociales limitadas y el acceso reducido a los patios de recreo y cosas por el estilo. Además de la decepción de no poder tener la fiesta de cumpleaños planificada o no ver un aula nueva el primer día de clases.

Es probable que veamos cambios en las formas en que los niños reaccionan a su entorno. Las cosas que parecen pequeñas y pueden no haber desencadenado una reacción emocional intensa en el pasado pueden hacerlo ahora. Los padres también pueden ver cambios en la forma en que los niños intentan regular su exposición al conflicto y la incertidumbre causados por la pandemia. Los niños pueden volverse más evasivos o distantes, o los padres pueden ver que los niños intentan asumir una responsabilidad más personal para aliviar el estrés y las dificultades que ahora son evidentes en la mayoría de los hogares. Cuando los padres se enfrentan a estos cambios en sus hijos, primero deben recordar que este tipo de adaptaciones al estrés y los conflictos son normales. Es posible que los padres necesiten proporcionar más estructura para las nuevas experiencias o decir cosas que podrían no haberse dicho en el pasado.

la interaccion de nuestros hijos psicologia

Algo que debemos tener en cuenta es cuán vitales son las interacciones y relaciones con los compañeros para el niño en desarrollo y, en particular, para los niños pequeños. Además de la relación entre padres e hijos, que por supuesto es fundamental, las relaciones con los compañeros son fundamentales para el desarrollo social y emocional saludable de los niños.

Esto se debe a que las relaciones con compañeros de edad similar se caracterizan por una dinámica de poder simétrica única que brinda a los niños la oportunidad de desarrollar habilidades para tomar perspectiva, competencia social y razonamiento moral avanzado. En pocas palabras, los niños pueden explorar la dinámica de las relaciones sociales con otros niños de formas que simplemente no son posibles con los adultos. Además de las implicaciones académicas, este es uno de los mayores impactos de nuestro movimiento necesario hacia el aprendizaje remoto en la mayoría de las comunidades.

¿Qué actividades (en línea o fuera de línea) recomienda que los padres introduzcan en la rutina diaria de sus hijos?

Hay formas en que los padres pueden apoyar las interacciones sociales para sus hijos a través de Internet, y he visto a maestros y padres desarrollar formas muy creativas y efectivas de apoyar las relaciones en línea de los niños. Primero, lo que podría funcionar mejor en términos de establecer fechas de juego en línea u otras experiencias sociales variará para cada niño. Los padres deben tener en cuenta la edad, la capacidad de atención, los intereses, etc. de sus hijos al planificar actividades en línea. Para los niños más pequeños, he descubierto que es mejor proporcionar algunas actividades estructuradas o planificadas, sin dejar de dejar espacio para la creatividad y la exploración.

Los padres también pueden programar (sí, programar) tiempo para el juego dirigido por los niños. Esto significa que los padres guardan todo lo que pueda distraerlos del juego y siguen el ejemplo de sus hijos en cualquier actividad que deseen. Además de la comodidad adicional de la estructura y la atención, este tipo de juego ‘dirigido por niños’ puede brindar oportunidades para que los niños flexionen sus músculos creativos y reciban un refuerzo positivo en el camino, todas las cosas que hacen con sus compañeros en condiciones normales. circunstancias. Muy a menudo, 5 o 10 minutos de juego programado pueden ser muy útiles.

¿Qué deben hacer los padres si sus hijos comienzan a comportarse mal?

En primer lugar, todos los niños se portan mal, especialmente cuando están cansados, hambrientos, confundidos o frustrados. En segundo lugar, por más contrario a la intuición que pueda parecer, la mejor manera de disuadir comportamientos que no queremos ver es reforzar los comportamientos que sí queremos ver. Particularmente ahora, los padres deben aprovechar todas las oportunidades que puedan para elogiar y prestar atención a los comportamientos que desean promover. Cuando se enfrentan a un comportamiento difícil, los padres deben tratar de detectarlo temprano y redirigir la atención de los niños hacia algo más positivo.

Dependiendo de la edad del niño, el uso de consecuencias por un comportamiento difícil puede ayudar a enseñar a los niños la responsabilidad de sus acciones. Algunas sugerencias sobre el uso de consecuencias:

1) Las consecuencias deben darse en respuesta a comportamientos específicos.
2) Si es posible, los niños deben tener la opción de seguir las instrucciones antes de recibir una consecuencia.
3) Los padres deben permanecer lo más tranquilos posible al dar consecuencias.
4) Una vez que termina una consecuencia, los niños deben tener la oportunidad de hacer algo bueno y recibir elogios.

Las investigaciones nos dicen que nuestra paternidad se ve afectada por nuestros propios recursos psicológicos, las características de nuestros hijos y nuestras redes de apoyo social.

En Conjugar podemos ser esa red de apoyo, contáctanos.

Leave a Reply

Bienvenido a Conjugar

Especialistas en Psicología y Pedagogía
para Niños, Adolescentes y Familias.

Paseo de la Montaña 145,
Cumbres 2do. Sector
Monterrey N.L.

T: 81-1300-4031
T: 81-2763-2215
E: conjugarmx@gmail.com